Jornadas Clínicas “La sexualidad.”

Comisión organizadora de las

Jornadas Científicas

del Centro Eleia.

Históricamente, la sexualidad humana ha sido objeto de estudio de muchas disciplinas científicas, entre ellas, el psicoanálisis. Sin duda, la singular mirada psicoanalítica sobre la sexualidad contribuyó al descubrimiento de los mecanismos esenciales de la vida psíquica que paulatinamente fueron integrados en una teoría de gran complejidad que continúa desarrollándose hasta nuestros días. En efecto, la aplicación del psicoanálisis al estudio de la sexualidad humana fue el primer paso firme de Freud que le permitió abrirse camino por un territorio hasta ese momento inexplorado por la ciencia de su época. La audaz exploración freudiana brindó una perspectiva fresca y original sobre la intimidad sexual no menos que controvertida por haber conmocionado los cimientos culturales de la sociedad burguesa.

La investigación psicoanalítica de la sexualidad humana es resultado del pensamiento precursor de Freud y constituye uno de los fundamentos de su obra sin par. La observación que el genio vienés realizó de su propia persona y, simultáneamente de la de sus primeros pacientes, le permitió descubrir los contenidos sexuales en las motivaciones inconscientes que son causa, a su vez, de las neurosis. Este hallazgo —la etiología sexual de las neurosis—, defendido por Freud desde sus primeros escritos, constituye la piedra angular sobre la que se edifica la teoría psicoanalítica y sostiene su práctica. De aquí se desprende la importancia que el estudio de la sexualidad ha tenido para el desarrollo del psicoanálisis, tanto en su primera etapa durante la gestación de la obra freudiana, como en las siguientes con el progreso de las diversas escuelas posfreudianas.

Freud completó su teoría sexual con otros descubrimientos revolucionarios que modificaron para siempre la concepción sobre la sexualidad humana. En primer término destaca la noción de sexualidad infantil con la cual le atribuye al recién nacido sensaciones e impulsos sexuales que promueven su desarrollo psíquico. En consonancia con lo anterior, Freud desata la sexualidad de la visión imperante en su época, más restrictiva, que la había vinculado en exclusividad con lo genital y con la función reproductora. La ampliación de la visión freudiana sobre la sexualidad incluye la excitación de otras partes del cuerpo —de hecho, la totalidad del mismo— y no solo la genital, así como la obtención de placer como fin sexual y no solo la reproducción. Más aún, el niño y la niña eligen a sus progenitores como objetos de sus vehementes deseos sexuales infantiles que Freud sostiene como un rasgo universal del psiquismo en su concepto del complejo de Edipo. El paso obligado por el Edipo le confiere a la sexualidad humana —según el mismo autor— su sello distintivo que consiste en un desarrollo discontinuo sin equivalente en el mundo natural. Este hecho sin precedentes obliga a considerar el determinismo de los aspectos psíquicos junto a los biológicos en la concepción de la sexualidad humana. Aunado a lo anterior, Freud estableció una secuencia evolutiva por etapas de la energía sexual —la libido— en la que cada una de ellas está comandada por una zona erógena rectora que confluyen, al finalizar el desarrollo psicosexual, ahora sí, en la preeminencia genital.

Después de Freud, el psicoanálisis se expandió en varias escuelas y evolucionó en diferentes regiones geográficas impulsado por el pensamiento creativo y fecundo de los más brillantes de sus continuadores. En Gran Bretaña sobresalen Melanie Klein, Donald Winnicott, Wilfred Bion y Donald Meltzer; en Francia, Jacques Lacan, Jean Laplanche y André Green, entre otros; mientras que en Estado Unidos florecen la Psicología del Yo y las teorías de Margaret Mahler, Heinz Kohut, Otto Kernberg y, en la actualidad, las escuelas relacionalista e intersubjetivista. México ha sido fertilizado con las obras de cada uno de estos autores y la semilla implantada en su suelo germina en el trabajo de los psicoanalistas que en nuestro país las aplican con imaginación y talento. Por lo anterior, el estudio contemporáneo de la sexualidad y sus conflictos se realiza con un enfoque integral que conjunta las ideas freudianas con las desarrolladas por las escuelas posfreudianas. Así, la perspectiva psicoanalítica se enriquece con los puntos de vista de los vínculos intersubjetivos en la familia, de género, de la relación madre-bebé, del desarrollo psicosexual y de la sexualidad infantil.

 

Por otro lado, somos testigos en la actualidad de la presencia de modificaciones significativas en las prácticas sexuales que impactan la vida de las personas. Ya sea que se trate de los cambios en el psiquismo que la nueva organización familiar induce en sus miembros —por ejemplo, en la familia monoparental y aquella otra conformada por una pareja homosexual, masculina o femenina, que cría hijos propios o adoptados—, o el acceso prácticamente irrestricto a la pornografía a través de su masiva difusión en medios electrónicos digitales que reemplaza a la relación de objeto por el narcisismo y al erotismo por el autoerotismo; o bien, las dificultades para construir y sostener relaciones amorosas estables debido a las modificaciones en los nuevos roles sexuales de hombres y mujeres tanto como la profunda problemática que implican las condiciones intersexuales, la difusión de la frontera que separa las identidades de ambos géneros y las operaciones quirúrgicas que se llevan a cabo junto con la administración médica de hormonas sexuales para reasignar el sexo. Estos aspectos constituyen solo algunos de los cada vez más frecuentes conflictos que involucran a la sexualidad y le plantean nuevos interrogantes al psicoanálisis contemporáneo.

Debido a lo anterior, hemos elegido a la sexualidad como tema central de las próximas Jornadas Científicas del Centro Eleia. En nuestra acostumbrada reunión bianual abordaremos el estudio de diversas situaciones clínicas comunes en la práctica y que atañen tanto a la sexualidad infantil como a la adulta. Hablaremos, por ejemplo, de los celos, los sentimientos de exclusión, la infidelidad y las relaciones triangulares en los vínculos amorosos. También lo haremos sobre las condiciones que interfieren con el desempeño sexual (disfunción eréctil, eyaculación precoz y anorgasmia) y los factores psicológicos que las acompañan. Revisaremos las nociones de feminidad y masculinidad para vincularlas con las modificaciones en la identidad de género y sus expresiones contemporáneas. Asimismo, situaremos a la homosexualidad masculina y femenina bajo la óptica de los nuevos desarrollos psicoanalíticos. Reflexionaremos acerca de la actualidad de la psicopatología de la sexualidad cuyas manifestaciones —sadismo, masoquismo, fetichismo, exhibicionismo, voyerismo, travestismo, etcétera— siempre han suscitado interés para su discernimiento por la teoría psicoanalítica. Incluiremos también la revisión de las actitudes individuales y sociales ante la oferta sexual a través de la pornografía, los así llamados giros negros y la prostitución. Finalmente, ofreceremos nuestros puntos de vista sobre las motivaciones y consecuencias psíquicas de la transexualidad, las condiciones intersexuales y los procedimientos médico-quirúrgicos empleados en la reasignación sexual, así como de las modernas técnicas de fertilización y maternidad subrogada.

Para ello, hemos diseñado para las Jornadas dos modalidades de mesas de trabajo: en unas presentaremos material clínico tanto de entrevistas diagnósticas como de sesiones con pacientes con alguno de los aspectos arriba mencionados que serán comentadas analíticamente por maestros de nuestra institución e invitados; en otras, expondremos los distintos temas en conferencias que ofrecerán, en su conjunto, una visión actual, integral y exhaustiva sobre este apasionante tema. El Centro Eleia, desde su fundación, se ha caracterizado por incorporar la complejidad como sistema de pensamiento en el estudio de la mente, de ahí que el pluralismo que reúne distintos modelos conceptuales para su comprensión integral es un sello distintivo de la escuela el cual se verá reflejado en las actividades de las Jornadas.

No sobra añadir que incluimos en la preparación de las Jornadas una amplia revisión de la bibliografía psicoanalítica más actualizada sobre la sexualidad humana para complementar la obra pionera de Freud y la de las escuelas posfreudianas con los desarrollos teóricos contemporáneos más relevantes.

La invitación a las Jornadas Científicas sobre la sexualidad está abierta a todos los estudiantes y profesionistas de los campos de la educación, de la salud y de la salud mental, así como al público en general cuyo interés sea profundizar y actualizar su conocimiento sobre el tema.

 

 

Las Jornadas Clínicas «La sexualidad» se llevarán a cabo los días 2 y 3 de junio de 2017 en Centro Eleia Plantel Sur.

Más información en: https://www.centroeleia.edu.mx/curso-de-psicologia-jornadas-clinicas-junio