Los thrillers psicológicos y el misterio de estudiar psicología

Por Ana Livier Govea

Si lo tuyo son las series de televisión y las películas con personajes inquietantes, misteriosos, emocionalmente inestables —ya sabes, el paquete completo— y además disfrutas con la tensión y los giros inesperados, acéptalo, lo tuyo son los thrillers.

El thriller o película de suspenso es un subgénero cinematográfico que se distingue por una narrativa llena de suspenso, tensión o incluso terror psicológico donde sus ingredientes principales son la ansiedad, el miedo y los conflictos mentales.

Los protagonistas de los thrillers prefieren la inteligencia a la fuerza física para enfrentar el peligro. Sin embargo, sus enemigos pueden provenir del interior de sus propias mentes: las fobias, los delirios, los recuerdos confusos, las fantasías inconscientes y las perturbaciones mentales suelen ser los antagonistas de este tipo de historias.

Además, los protagonistas con frecuencia  se enfrentan a dilemas morales que en ocasiones cuestionan los límites entre lo bueno y lo malo, entre la salud y la enfermedad mental. Esto genera un entorno confuso —sino es que caótico— que impacta al espectador, pues la experiencia de semejante inestabilidad o desajuste mental suele ser intensa.

Así, a los amantes de los thrillers les encantan las emociones fuertes provocadas por la intriga, el misterio y el peligro de este subgénero que juega todo el tiempo con los estados emocionales del espectador.

Por ejemplo, ¿alguna vez te ha pasado que ves una película que te deja confundido porque no te queda claro qué fue real y qué no lo fue? Pues bien, si has tenido este tipo de experiencia es porque has visto un buen thriller, uno que juega con la barrera que delimita la realidad de la ficción (algo esencial en este tipo de contenido). Es deber, pues, del espectador el develar los misterios que yacen en el enigma de la mente y separar lo que es real de lo que es mera ilusión.

Pero, ¿por qué nos gustan estos géneros cinematográficos? ¿Por qué disfrutamos con las películas de terror? ¿Por qué nos atraen los personajes atormentados? ¿Cómo consiguen ser tan reales?

Quizá la psicología pueda responder estas preguntas.

Existen numerosos estudios psicológicos que explican la relación que existe entre la fascinación por este tipo de historias y las respuestas fisiológicas, los rasgos de personalidad, la búsqueda de emociones fuertes y el disfrute de lo que el investigador Glenn Sparks de la Universidad de Purdue llama el “proceso de transferencia de excitación”. Este término explica como las emociones que experimentamos mientras vemos una película tienen un efecto fisiológico en nosotros (por ejemplo, respiración agitada, presión arterial elevada, etc.), el cual persiste aun después de terminar de verla.

Para crear estos personajes y despertar estas emociones, los guionistas, actores y directores han tenido que sumergirse en las profundidades de la psique humana y enfrentar la oscuridad de sus propias tormentas emocionales. Además, en alguna u otra medida, han tenido que adquirir conocimientos sobre psicopatología, personalidad, psicología del desarrollo, solo por mencionar algunas.

Por ello, si te interesa comprender qué pasa en las profundidades de la mente y conocer cuáles son las motivaciones más profundas y desconocidas que llevan a tus personajes favoritos a actuar como actúan, entonces quizá estudiar psicología sea para ti.

Te invitamos a conocer el programa académico que ofrece la Licenciatura en Psicología de Centro Eleia: http://centroeleia.edu.mx/licenciatura-en-psicologia