La entrevista psicoanalítica

Por Magaly Vázquez

En algún momento, todos solicitamos una primera consulta con algún médico de cierta especialidad, en la que nos realiza varias preguntas para conocer el motivo por el cual lo visitamos, así como para indagar cómo se encuentra nuestro estado de salud actualmente, y cómo ha sido a lo largo de nuestra vida. Dicha información ayudará a establecer un tratamiento a seguir.

En este sentido, la entrevista psicoanalítica podría considerarse el equivalente a esta primera consulta con el médico, por supuesto, con sus diferencias y objetivos particulares. El especialista, que en este caso es un psicoanalista, quien si bien no necesariamente es un médico, sí es un profesionista de la salud mental que se forma continuamente y durante años, a través del estudio y la práctica clínica con pacientes.

La persona que llama y busca entrevistarse con nosotros lo hace porque le aqueja un malestar de índole psíquico o emocional. Por lo tanto, la entrevista (que en realidad no es una, sino son dos o tres) será el instrumento de investigación cuyo objetivo principal apunta a determinar si somos los especialistas adecuados, para ayudar a quien nos consulta, a través de un tratamiento psicoanalítico. Esta finalidad se le comunica desde un principio y se establecen las pautas para realizar nuestra tarea, se fija el lugar, que es nuestro consultorio, así como el horario y la duración de las entrevistas.

En aras de cumplir con el objetivo principal, a la par también se necesita cumplir con otros, como indagar sobre el motivo de consulta que reporta la persona. Si se tratara, por ejemplo, de una dificultad para conciliar el sueño, entonces habría que entender desde cuándo, si sucede en todo momento, cuál ha sido la evolución, qué medidas ha tomado la persona para lidiar con su malestar, etcétera. Es importante mencionar que, primordialmente, no son los datos “duros” lo que nos interesa obtener, como fechas o nombres exactos, tampoco el motivo de consulta en sí mismo, sino los aspectos más intangibles de los cuales la persona no hablará directamente o expresará con intencionalidad, es decir, el funcionamiento de su “mundo interno”.

¿Qué significa esta afirmación? Que nuestro interés estará centrado en la relación e interacción de las diferentes instancias dentro de la mente del individuo, y la forma en la que éstas se traducen en su comportamiento y en los vínculos que establece con los demás. Dicho de otra manera, debemos entender cuáles son los deseos, fantasías, conflictos y emociones que predominan en la mente de quien tenemos sentado enfrente, qué tipo de ansiedades experimenta y cómo lidia con estas, cómo percibe al mundo y cómo se desenvuelve en él, qué nos cuenta de sus figuras primordiales, cuáles son sus ideales, valores, cómo se cuida a sí mismo, etcétera.

La forma en la que se indaga sobre estos aspectos no es a manera de un interrogatorio con preguntas cerradas de una sola respuesta, sino por medio de una capacidad de observación y escucha. ¿Cómo nos cuenta las cosas? ¿Qué nos comunica con sus palabras y con su comportamiento? Como psicoanalistas, no intervenimos con explicaciones ni mucho menos con interpretaciones, sino que, mediante una postura neutral y dispuesta, vamos siguiendo el discurso de la persona y le ayudamos a redirigirse cuando sea necesario. Asimismo, tomamos registro de nuestras propias emociones, mientras la entrevista avanza.

Otros aspectos de suma importancia que ayudarán a tomar la decisión de recibir o no a un paciente, o si el método puede ayudarle, es observar qué tanto el sujeto está en contacto con lo que le sucede, si lo percibe como algo que tiene que ver con una dificultad propia o, por el contrario, culpa a los demás, así como si se trata de alguien reflexivo e introspectivo por momentos.

Finalmente, una vez concluida nuestra labor indagatoria, será la ocasión de realizar una “devolución” al entrevistado, en donde se le explicará por qué creemos adecuado o inadecuado iniciar un tratamiento psicoanalítico.

Referencias

Bleger, J. (1999). Temas de psicología (entrevista y grupos). Buenos Aires: Nueva Visión.

Díaz, I. (1998). Técnica de la entrevista psicodinámica. México: Pax.

Etchegoyen, H. (2014). Los fundamentos de la técnica psicoanalítica. Buenos Aires: Amorrortu Editores.