La apreciación del arte en la formación humanística del psicólogo

Por Victoria Tapia Ruiz

 

 En memoria de María Méndez Gómez, una estrella que siempre iluminará nuestro camino.

 

El plan de estudios de la Licenciatura en Psicología de Centro Eleia contempla una formación integral que combina cuatro áreas que se complementan entre sí: psicológica, biológica, clínica y humanística. Este cuarto pilar contribuye a la comprensión de la mente, no sólo desde el entendimiento psicológico, sino también desde la perspectiva del arte, que es una de las principales expresiones humanas.

Como parte de las actividades académicas correspondientes a la materia de Apreciación artística, estudiantes del segundo semestre de la licenciatura diseñaron una salida temática por el Centro Histórico de la Ciudad de México. El objetivo era exponer los elementos más significativos de la técnica y el estilo, así como la historia y los artistas que están detrás de la arquitectura y los murales del Palacio de Bellas Artes, el Palacio Postal, el Museo Nacional de Arte y la Catedral Metropolitana. El público que los calificó estaba integrado por estudiantes preuniversitarios del Instituto Coapa.

En una visita que empezó a las 10:00 am y concluyó a la 1:00 pm, los estudiantes de Eleia nos guiaron en un recorrido a través del tiempo. Escuchamos acerca del reflejo de polémicas políticas del Porfiriato y la Revolución, las ideas de Diego Rivera, los dioses grecorromanos, la evangelización cristiana; mientras los alumnos discutían si aquella columna era jónica o corintia, si el estilo era francés o italiano, o si el material era yeso o mármol. Caminamos de un espacio a otro haciendo preguntas, atrayendo la atención de los visitantes externos y escuchando las anécdotas de cómo habían recopilado la información. Los alumnos de Eleia mostraron la capacidad de conducir nuestra mirada a lo profundo de las obras, a veces lanzaban un cuestionamiento o dejaban salir una broma, logrando que la experiencia no sólo fuera enriquecedora en lo intelectual, sino también en lo humano.

Al llegar la tarde, la visita concluyó con buenos comentarios y mucha motivación para seguir explorando la ciudad, los espacios y el arte.