La arquitectura desde lo psíquico

Por Nadezda Berjón M.

¿Has paseado por alguna ciudad que provoca en ti fascinación o rechazo instantáneo? ¿Te ocurre que ciertas construcciones te generan una sensación de tranquilidad, mientras que otras, estados de desesperanza o apatía? ¿Sueñas con casas, laberintos o torres altas y te intriga su significado?

Nuestra mente usa diversas representaciones plásticas para volcar su contenido. Por ejemplo, usamos un paisaje para expresar la amplitud de nuestros afectos, tomamos la forma de un abismo para establecer una conexión con ansiedades de caída. Lo mismo hacemos con las estructuras en las que habitamos y que nos rodean. Posteriormente, las retomamos para vaciar en estas nuestro pensamiento inconsciente al dormir, los restos diurnos de acuerdo con Freud (1900), que sirven como materia para construir imágenes cuyo significado emocional puede descifrarse.

De acuerdo con el trabajo clínico, propongo algunas líneas en las que la arquitectura se enlaza con lo psíquico:

  1. Los edificios separados o muy pegados. En algunas ciudades, hay distancia entre las construcciones, mientras que, en otras, como la ciudad de México, se edifica muro con muro. El aprecio o rechazo por esta cercanía puede representar fantasías y ansiedades de separación o intrusión. Si me calmo viendo el espacio o si este me genera angustia, si siento que las familias vecinas se encuentran pegadas a mí, o yo a ellas, que todo escuchan, y lo vivo como opresivo o invasivo, son matices que dan cuenta de estadios internos. Por ejemplo, la película “El hombre de al lado” (Argentina, 2009) muestra a un diseñador prestigioso que se muda a una casa diseñada por Le Corbusier; sin embargo, su vecino, vendedor de autos poco sofisticado, monta una ventana entre ambas casas lo que le genera ansiedades paranoides.

 

  1. El aprecio y admiración por edificios altos. Deseando habitar el penthouse, lo más cercano a las nubes, quizá refleje fantasías fálicas o de omnipotencia y arrogancia, estar por encima de otros, como en la novela Rascacielos de J. C. Ballard, en donde el estatus se muestra en qué tan alto se viva. En este mismo tono, está el gusto por edificios modernos con espejos reflejantes, como probable intención narcisista, ser parte de la obra magna y ser mirado por todos.

 

 

  • El rechazo a edificios antiguos. Por considerarlos aburridos, común en adolescentes que rechazan la historia previa a ellos, es decir, la de sus padres, colocando lo nuevo por encima de lo viejo como un valor superior (Meltzer y Harris, 1998).

 

  1. Lo antiguo desde los sueños. Elena Ortiz (2017) señala que una persona con buen nivel de integración interna, que conserva y admira a sus objetos internos, puede soñar con bibliotecas antiguas y sus libros, haciendo referencia a la sabiduría, la belleza, la verdad, lo recibido.

 

  1. Edificios débiles o de estructuras sólidas. De acuerdo con la teoría de Kohut (1996), podemos pensar que ciertos sueños en donde aparecen edificios débiles, que no se sostienen de modo firme, pueden representar ansiedades de fragmentación en una mente con poca cohesión interna. Por ejemplo, si en la infancia no se recibieron respuestas afectivas, sostén o un contacto cálido, se puede generar la sensación de no ser humano, con la posterior tendencia hacia las máquinas, lo inanimado. De acuerdo con este modelo, ya sea en sueños o la ficción de ciudades futurísticas, los materiales como acero y cristal hacen eco de la frialdad y distanciamiento de la madre con el entonces bebé.

 

  1. El consultorio. Finalmente, pensemos importante que es para la psique del paciente el consultorio del analista. Una pequeña gotera puede ser vivida como fallas en la contención; la supuesta calidez o frialdad, oscuridad o luminosidad como proyección de las relaciones de objeto internalizadas; es decir, el espacio representa aspectos transferenciales. Por ejemplo, el percibir al analista demasiado distante, en su sillón lejano, o encima de uno.

 

Este y otros temas fascinantes se abordarán en el diplomado Escenarios psíquicos. Sueños, fantasías, transferencia a partir del 27 de octubre, cada miércoles de 18 a 21 horas en modalidad a distancia.

 

Referencias

Ballard, J. C. (1975/2001). Rascacielos. Minotauro.

Duprat, G. y Cohn, M. (dirs.) (2009). El hombre de al lado [película]. Aleph Media.

Freud, S. (1900/1998). La interpretación de los sueños. Obras completas (vol. 6). Amorrortu.

Kohut, H., Tolpin, P. y Toplin, M. (1996). Heinz Kohut: The Chicago Institute lectures.  Hillsdale. Analytic Press.

Meltzer, D. y Harris, M. (1998). Adolescentes. Spatia.

Ortiz, E. (2017, 25 de febrero). Patología y personalidad sana [Taller]. Centro Eleia.