Estudiar una maestría en Eleia: progresa profesional y personalmente

Patricia Bolaños

El trabajo con la conducta, las emociones y el sufrimiento de las personas nos enfrenta con la necesidad de una formación constante, que nos brinde mejores herramientas y conocimientos para comprender con mayor profundidad el funcionamiento mental de los pacientes con los que trabajamos. Ésta es una de las principales motivaciones para estudiar una maestría.

El aspirar a obtener un posgrado implica una inversión económica, de tiempo y esfuerzo personal, por lo que es importante encontrar un programa que nos permita desarrollarnos profesionalmente y progresar en diversos ámbitos.

 

¿Cómo elegir una maestría? ¿Por qué la maestría en Centro Eleia es la mejor opción?

La formación en Psicoterapia Psicoanalítica no sólo consiste en adquirir conocimientos teóricos, también incluye el incorporar una filosofía en la forma en la que comprendemos todo lo que nos rodea. En Centro Eleia, esta filosofía gira en torno a la comprensión del fenómeno mental desde la complejidad, es decir, la noción de que una sola teoría, la propuesta de un solo autor, no nos permite comprender a lo que nos enfrenta el trabajo con pacientes. Es por esto que el programa de estudios contempla la revisión de distintas escuelas psicoanalíticas, desde las propuestas clásicas hasta publicaciones recientes.

Además, nuestros planes de estudios se actualizan con frecuencia, con la finalidad de incluir bibliografía reciente. Esto también refleja la vitalidad de Eleia: profesores estudiando todo el tiempo, pensando conceptos y generando ejemplos clínicos, convencidos de que el conocimiento es un proceso que no termina. Por esto, además de los programas de maestría y doctorado, el cuerpo docente de Eleia participa en diplomados, talleres y Jornadas clínicas que permiten profundizar y actualizar temas de interés. ¿Por qué es esto importante? Porque nos permite identificarnos con un modelo de trabajo y aspirar a tener una formación sólida y un consultorio próspero.

La maestría nos acompaña en la construcción de una consulta bien armada que nos permite un buen ingreso. Desde tercer semestre, los alumnos pueden inscribirse a la clínica de atención comunitaria, en la que recibimos más de 400 pacientes al mes, quienes son referidos a los estudiantes en formación. ¿Cómo se aprende a trabajar bien con los pacientes y que duren en tratamiento? Con mucho estudio y supervisión. Durante toda la maestría, las clases de técnica y la supervisión colectiva —a cargo de psicoanalistas con muchos años de trayectoria y experiencia—, nos permiten ir conociendo y aplicando los conocimientos adquiridos: cómo iniciar un tratamiento, cómo comprender lo que le pasa al paciente, cómo se trabaja con cada tipo de paciente, qué interpretar y cómo hacerlo, es decir, aprender el quehacer cotidiano del terapeuta.

Un aspecto de suma importancia y que se cuida en Eleia es el clima de respeto y apertura, en el que todos los puntos de vista son tomados en cuenta; en donde las clases, más que ser un seminario por parte del profesor, buscan crear un espacio de intercambio y  participación, en el que tanto alumnos como el profesor compartan su forma de comprender lo que se estudia. Esto empuja a los alumnos a pensar, cuestionar, compartir y generar un aprendizaje más significativo.

El psicoanálisis es una disciplina que requiere tiempo para comprenderla e incorporarla, y no hay mejor manera de hacerlo que en contacto con psicoanalistas apasionados y comprometidos con el esfuerzo y trabajo arduo que requiere la atención de pacientes, docentes dedicados que no sólo transmiten teorías, sino experiencia. Ésta es la mejor forma de estudiar una maestría .