Unorthodox: Un camino al descubrimiento de la sexualidad

Por Sara Fasja

¿Sabías que no en todas las culturas la sexualidad se expresa y se vive de la misma manera? En la miniserie de Netflix Unorthodox (2020), Esty sale de una comunidad judía jasídica ultraortodoxa para buscar su propia identidad y personalidad, lejos de todo lo culturalmente aprendido y aceptable dentro de su congregación. Distante de casa, comienza a indagar acerca del mundo, de sí misma y sus deseos, tanto vitales como sexuales. Se da cuenta de que mucho de lo aprendido está tan fuertemente arraigado, que el movimiento es casi imposible, mientras que otras cosas son fácilmente sustituidas por aspectos que se adaptan a la nueva vida que está emprendiendo.

En cuanto a su sexualidad, se la ve en una búsqueda inquieta y valiente, tratando de encontrar también esa fracción de su persona que no logra hacer parte de sí misma. Dentro de su comunidad, la sexualidad no es un tema tabú, sino un precepto a cumplir, ya que lo que realmente importa no es el acto sexual como tal, sino la procreación. Por lo mismo, cualquier método anticonceptivo está prohibido y la meta principal de las mujeres es tener hijos y criarlos. Hasta la suegra está al pendiente de si Esty y su esposo ya tuvieron relaciones, o si están teniendo dificultades para concebir. Su cuerpo se convierte en un espacio público, sin embargo, esto no significa que ella misma lo conozca; su relación con él está rota. Impera el desconocimiento y la falta de intimidad.

En la serie se muestra lo difícil que puede ser para una niña enfrentarse con la sexualidad sin un proceso de investigación adolescente. Al pertenecer a una sociedad extremadamente cerrada, las chicas y chicos ultraortodoxos se encuentran ante una imposibilidad de realizar una exploración sexual y con la limitación de relacionarse con jóvenes del sexo opuesto, hasta el momento de la boda. Esto provoca, entre otros resultados, una carencia de empatía, comprensión y comunicación con la pareja, así como confusión sobre quién hace qué y cómo funciona el cuerpo de cada uno. Se desarrollan, por ende, varios síntomas sexuales como dolor, frigidez, etcétera.

Además, se generan y aumentan la culpa, la angustia y el miedo debido a la poca investigación y experiencia necesarias para la formación de un individuo completo. Un adolescente se toma el tiempo para relacionarse con chicos y chicas, proyectarse sus dudas, buscar información en videos ,y por medio de la autoexploración. En cambio, para Esty y los jóvenes de comunidades de este tipo, dichas indagaciones están vedadas. Por ese motivo, vemos en Esty la historia de una niña forzada hacia la vida adulta demasiado pronto y sin los recursos necesarios, incapaz de reconocer y expresar sus propios miedos, deseos y necesidades; para ella, la única posibilidad encontrada fue huir hacia Berlín. Era necesario investigar, crecer, tener experiencias, para entonces definirse y encontrar su lugar como protagonista de su propia vida.

El psicoanálisis se gesta en el pensamiento freudiano, que desarrolla la teoría de la sexualidad infantil y las etapas psicosexuales de la mente. Freud nunca perdió de vista que la sexualidad era el núcleo del deseo y de la mente humana. Con los años, el psicoanálisis amplió sus fronteras, aumentando su bagaje de información y experiencia clínica, y desarrolló vastas y complejas teorías alrededor de la mente humana. André Green, psicoanalista francés, nos aporta un pensamiento pluralista y complejo, preguntándose qué lugar tiene la sexualidad en el psicoanálisis contemporáneo. Propone, en su libro Las cadenas de Eros, que la sexualidad está conformada por muchos eslabones que constituyen una cadena. Cada eslabón tiene la misma importancia que los demás. Green critica las posturas que reducen el tema a un único anillo y nos insta a pensar la sexualidad de forma compleja, entender sus conflictos desde todos sus vértices. Tomar en cuenta tanto las pulsiones y los deseos, como los actos o falta de ellos, las fantasías inconscientes y conscientes alrededor del deseo, así como las sublimaciones y defensas que conforman la sexualidad humana. Green plantea que la sexualidad es la fuerza que se encuentra detrás del vínculo y lo matiza, y que le da un sentido emocional a las relaciones humanas.

Desde estas ideas, pensaríamos que la personalidad de Esty se encuentra inhibida y que está deprimida, sintomática en la sexualidad, desconectada de su pareja y sola. En parte porque sus pulsiones están refrenadas y la descarga imposibilitada. El displacer se apodera de todas las áreas de su vida, no sólo de la sexualidad. Ella tiene que aceptar una forma de vida y una sexualidad que le es impuesta, pero su deseo la lleva a la pretensión de una autenticidad mayor, en busca de eslabones de su vida perdidos y de otra alternativa de vivir. En la sociedad a la que pertenecía, ni siquiera le permitían aspirar a formas de sublimación que la acompañaran, sin embargo, ella encuentra en el piano la primera vía de escape y búsqueda de ella misma. Es la música y su deseo los que la llevan en este camino incierto y desconocido, pero apasionante.

Referencias

Green, A. (1997). Opening Remarks to a Discussion of Sexuality in Contemporary Psychoanalisys. International Journal of Psycho-Analysis, 78, 345-350.

__________ (1997), Las cadenas de Eros. Buenos Aires: Amorrortu.