Treinta años de Centro Eleia: construcción, transmisión e identidad

Por Patricia Bolaños

¿Qué es lo que hace que una institución en treinta años se posicione como un lugar de excelencia académica en México, lo que hace que cada nueva generación en todos los programas que se imparten en Centro Eleia sea más numerosa y que las mejores preparatorias e instituciones de salud la ubiquen como un referente en la formación de profesionales de la salud mental?

Podríamos mencionar varias razones, como el acento clínico en todas las clases, convencidos de que la mejor forma de aprender es a través de la experiencia, la formación de primer nivel de todos los profesores que imparten cursos y los programas de estudio tan completos y actualizados que conforman tanto la licenciatura como la maestría y el doctorado.

Sin embargo, la esencia de Centro Eleia y la gente que forma parte de nuestra institución radica en los valores que sostienen su identidad: el trabajo comprometido y constante, el cuidado por el clima en el que se estudia, el respeto y la libertad de pensamiento y el aprendizaje significativo que se construye a través de la transmisión de experiencias .

La pasión por la profesión se observa en cada clase, en el interés de los profesores por mostrar con su actitud y compromiso lo que implica trabajar con las emociones y fantasías de los otros.

Eleia es una institución vital donde siempre se está pensando en las formas de comprender la complejidad del ser humano. Es por eso que cada año hay una serie de actividades académicas que apuntan a estudiar, profundizar y plantear preguntas acerca de temas de interés.

Estar inmerso en una institución como Eleia es estimulante y nos permite identificarnos con esos valores e integrarlos no solo en nuestra forma de trabajar, sino en la vida en su totalidad. De forma constante uno encuentra un impulso para conocer más acerca del otro y de uno mismo. Todos estos valores no se estudian en libros ni se adquieren académicamente, sino que se desarrollan a través de la identificación, resultado de la compañía cercana de personas que nos transmiten esta forma de trabajar a través de su actuar.

Celebramos los treinta años de Eleia por el legado que se ha construido durante este tiempo y el compromiso de cuidar y mantener lo bueno que hemos recibido.