¿Por qué es importante estudiar psicología?

Por Alba Leticia Pérez Ruiz

 

Pensar en la importancia del estudio de la psicología nos lleva a cuestionarnos sobre lo que implica entender los significados de lo que pasa en nuestra mente. La experiencia en la comprensión de la mente humana involucra el profundizar en el conocimiento de sí mismo y el entender, cada vez con más herramientas, el funcionamiento mental de otras personas. Poder pensar las emociones y darse cuenta lo que conllevan nuestras acciones nos permiten acceder a un conocimiento más profundo de la naturaleza humana.

Es muy común que las personas que están en edad de escoger una profesión tengan muchas expectativas sobre los logros y el alcance del ámbito profesional, pero también tienen muchas preguntas, dudas e incertidumbre sobre cuál sería su mejor opción, si serán buenos en el área a la que quieren dedicarse o sobre la relevancia de la carrera de su interés.

La psicología ofrece una maravillosa red de posibilidades en el ámbito laboral, que crece con la experiencia profesional y con la experiencia de vida. Está presente en todas nuestras actividades cotidianas y en la forma en que nos relacionamos con nuestros semejantes. Detrás de cada cambio, de cada acto creativo, de cada conflicto social, laboral, familiar o personal están las mentes que se involucraron en su génesis.

En la actualidad, la psicología es cada vez más necesaria en diversas ramas profesionales, ya que cuenta con múltiples líneas de crecimiento y distintos vértices donde coincide con otras disciplinas. Además, se vincula con un amplio rango de posibilidades en el estudio de la mente como es el caso de las áreas especializadas y de gran valor para la investigación sobre la psique y el comportamiento. La neurología, la biología y el psicoanálisis son ejemplos de ellas.

La psicología está involucrada en muchas otras disciplinas como son el derecho, la sociología, la política, la mercadotecnia, la medicina en general, la antropología, incluso, en la filosofía y en las artes (cine, teatro, literatura, pintura, danza, música), por mencionar solo algunas de ellas. Así, algo fascinante es que no se puede desligar de otros campos de investigación y de desarrollo profesional, lo que le permite siempre estar relacionada, en cierta forma, con los temas de actualidad.

A diferentes niveles y de una u otra manera, todas las personas tenemos conflictos tanto internos como en relación con el entorno, donde se incluye el contexto de las relaciones interpersonales. En realidad, las raíces del conflicto mental son similares en todas las épocas, incluso, se manifiestan a través de las generaciones y a pesar de la influencia de diferentes culturas o de los emergentes y acelerados cambios tecnológicos que impactan nuestra vida cotidiana. De hecho, a lo largo de la vida de un sujeto, las conflictivas se repiten, aun cuando no sea de la misma forma.

Si el propósito de alguien interesado en la psicología es contribuir con su experiencia y dedicación en ayudar a otras personas a entender lo que pasa en su mente, la naturaleza de sus conflictos, las motivaciones que lo llevan a tomar las decisiones que toma y que, además, gracias a estas herramientas que emergen en la psicología clínica, logre mejorar su calidad de vida, entonces se agrega otro punto a favor de la importancia de esta profesión y de su vigencia. La psicología clínica es apasionante y existen muchas otros ámbitos donde un psicólogo puede laborar, por ejemplo, en el educativo, el social, el comercial, el organizacional, el tecnológico, el deportivo y el forense.

Hoy en día, las investigaciones en distintas áreas de la psicología implican evidencia empírica fundamentada en la experiencia de estudios rigurosos y sistemáticos. Cabe destacar que la psicología clínica ha contribuido significativamente en los avances en la comprensión del funcionamiento de la mente humana.

De alguna manera, la psicología también es como el arte; se puede aplicar en muchos campos del conocimiento y se está reinventando continuamente, porque la mente conlleva un proceso dinámico y creativo, un estado de cambio constante, que no tiene fecha de caducidad sino un enriquecimiento a través de la experiencia.

Conoce más del programa académico de Licenciatura en Psicología de Centro Eleia