¿Por qué algunas personas enfrentan mejor que otras la crisis por la COVID-19?

Por Carmen Islas

Desde comienzos de este año, el mundo se ha visto afectado por un virus que, aunque nos resulta invisible de tan pequeño que es, ha demostrado tener un efecto terrible en la salud humana. Para protegernos, una de las medidas recomendadas por los expertos ha sido el quedarnos en casa. Esto, si bien nos mantiene a salvo del virus, ha dado pie a un incremento en los índices de ansiedad y depresión entre la población.

Hace algunas semanas, el periódico El Financiero realizó vía telefónica una encuesta a 400 personas para indagar sobre su salud mental. Los resultados muestran que, debido a la emergencia por SARS-CoV-2, entre abril y mayo hubo un aumento del 6 % en el número de casos de crisis nerviosa y depresión en adultos (Moreno, 2020). Estima, además, que 1 de cada 4 ciudadanos podría manifestar problemas psicológicos durante el periodo pico de contagios.

 Estos datos son parte de las estadísticas que todos los días se muestran en los noticieros y que también incluyen otras conductas más graves, como el incremento de las adicciones, de la violencia intrafamiliar y del maltrato a menores dentro de las familias. Para todos es claro que el distanciamiento social ha tenido un impacto en nuestro estado mental que nos remite a otros sucesos traumáticos de nuestras vidas: accidentes, terremotos, separaciones, enfermedades, la muerte de seres queridos, etcétera.

Lo interesante de esta situación es que nos permite ver cómo la manera en que enfrentamos la crisis difiere no solo de familia a familia, sino de persona a persona. Ciertos rasgos de nuestra personalidad y de nuestras motivaciones inconscientes nos facilitan, dificultan o incluso impiden el lidiar con esta nueva y difícil situación.

Hemos visto que las personas que experimentan un mayor nivel de ansiedad, tienden a vivir la experiencia traumática como una crisis. En cambio, aquellas que se adaptan mejor a las circunstancias tienen una mayor capacidad psíquica para procesar las experiencias traumáticas: se enfrentan a la realidad, toman decisiones originales, son flexibles, reconocen sus emociones y pueden manejarlas. Lo cierto es que los factores que determinarán el que una persona salga mejor o peor librada psíquicamente de esta crisis responden a variables como la salud física del individuo; su entorno social, cultural y familiar; así como diversos elementos de su historia personal.

El psicoanálisis considera que una de las razones que explican estos comportamientos puede involucrar la falta de contacto con nuestro interior, con nuestra mente. Es frecuente que en la vida cotidiana estemos más atentos a las demandas del trabajo, de nuestro entorno social y familiar, y de los medios electrónicos, que a nuestro propio mundo interno. El daño emocional que nos dejará la pandemia será diferente para cada uno y por supuesto que dependerá de factores externos y de hechos concretos como, por ejemplo, los duelos por el trabajo, las dificultades económicas, la pérdida de la seguridad o de alguno de nuestros familiares. Pero lo cierto es que encontramos también factores internos que van a definir estos daños. Así, comprender la importancia de los procesos mentales en el manejo de la crisis nos ayudará a entender por qué, cuando regresemos a las calles, algunas personas se sentirán vivas, alegres de retomar sus actividades, con esperanza respecto el futuro y enfrentarán las nuevas circunstancias con creatividad e innovación; mientras que otras se sentirán derrotadas, tristes, deprimidas, enojadas, frustradas o resentidas.

Desde la perspectiva psicoanalítica existen muchos enfoques que nos ayudan a comprender los fenómenos mentales. Uno de ellos postula que el desarrollo psíquico depende de las experiencias tempranas del bebé en la relación con la persona que le crió, sea la madre o cualquier figura cercana al niño que haya ejercido esta función. La figura materna es quien nos procura los cuidados físicos y emocionales que establecen las bases para que podamos enfrentar los problemas a lo largo de nuestra vida. Si lo que recibimos de ella fue amor, confianza y seguridad para ser independientes, nos será más fácil lidiar con los problemas de la vida, los hechos traumáticos, la soledad, las separaciones; así como tolerar las frustraciones que conlleva una pandemia de esta magnitud, el miedo a lo desconocido y a lo que no podemos predecir.

Existen otros teóricos que estudian los mecanismos mentales que surgen en el psiquismo  desde el nacimiento, como los sentimientos de celos, envidia, agresión, frustración y narcisismo entre otros. Estas emociones impactan nuestra personalidad y, por ejemplo, nos hacen proyectar en el virus aspectos de nuestra mente que deseamos eludir, como la violencia y los deseos de destrucción (aunque en el día a día hagamos todo por cuidarnos). Si en nuestra mente logramos encontrar esa figura que nos brindó cuidados, que nos acompañó y que nos brindó la posibilidad de sentirnos protegidos y tranquilos, podremos tolerar la frustración, seremos conscientes de nuestros sentimientos negativos, conseguiremos manejarlos y contaremos con la fortaleza para sobrellevar la soledad y la privación del contacto afectivo con los que más queremos.

Te invitamos a seguir reflexionando sobre estos y otros temas en Centro Eleia. No debemos olvidar que, hoy en día, los psicólogos y los psicoanalistas son los profesionales a cargo de atender las crecientes necesidades mentales y emocionales de la población. Con su apoyo, las personas podemos obtener las herramientas para sobrellevar esta nueva realidad, es por ello que su labor resulta invaluable. En nuestras clases, pláticas y talleres (ahora en línea) conocerás más sobre estas apasionantes disciplinas y sobre nuestros programas de licenciatura y posgrado en donde se ha formado un gran número de psicólogos y terapeutas con enorme ética profesional y responsabilidad en el cuidado de la salud mental.

 

Referencias

Moreno, A. (11 de mayo de 2020) Sufren capitalinos depresión e intolerancia por cuarentena de COVID-19. Nación 321. Recuperado de  https://www.nacion321.com/ciudadanos/encuesta-sufren-capitalinos-depresion-e-intolerancia-por-cuarentena-de-covid-19