¿La psicoterapia en línea es buena opción para todos?

Por Alba Leticia Pérez Ruiz

En la actualidad, con el avance de la tecnología en los medios de comunicación la práctica de los tratamientos psicoterapéuticos se ha extendido a la modalidad en línea. Esta es una forma de dar tratamiento psicológico a través de internet y puede ser asincrónica, donde los interlocutores responden en distintos momentos y espacios (por ejemplo, vía correo electrónico o mensaje de texto), o bien, sincrónica, donde la interacción se da en tiempo real (por ejemplo, la videoconferencia).

 

En este artículo nos referiremos a la psicoterapia en línea que se lleva a cabo vía remota en tiempo real e implica la interacción del paciente con un psicoterapeuta.

Al hablar sobre la psicoterapia en línea surgen importantes cuestionamientos y controversias sobre la viabilidad de un tratamiento vía internet. Algunos expertos en el tema se postulan a favor de esta modalidad y otros manifiestan objeciones. Sin embargo, a nivel mundial y en los tiempos actuales de aislamiento que estamos enfrentando incluso los que no estaban de acuerdo con dicha modalidad han incursionado en la práctica terapéutica a través de las nuevas tecnologías.

Entre las consideraciones a favor del empleo de la terapia en línea se cuentan:

– accesibilidad a un tratamiento desde el lugar donde el paciente se encuentre, incluso en otro país;

– mayor posibilidad de horarios, ya que se elimina el factor de traslado y con ello se ahorra tiempo y dinero;

– mayor diversidad de opciones profesionales;

– algunos pacientes se sienten más libres en línea para hablar de temas que les cuestan más trabajo en las sesiones presenciales.

Entre las objeciones que más se han señalado para la modalidad en línea están:

– las fallas en los medios de comunicación (por ejemplo, interferencia en el sonido, mal funcionamiento de la red en general, etc.);

– los distractores por imprevistos que pueden ocurrir en el entorno donde se toma la terapia (iluminación, interrupciones por terceros, ruido, etc.);

– las limitaciones para ver con detalle todos los elementos no verbales por las restricciones del campo visual;

– las dificultades que pueden manifestarse para lograr la cercanía emocional;

– los inconvenientes que pueden surgir dependiendo del nivel de gravedad de la patología.

Con base en todo lo mencionado, podríamos reflexionar ahora si la psicoterapia en línea es una opción factible para todos. Para responder a esta cuestión, además de considerar todos los elementos favorables y limitantes de este tipo de psicoterapia, hay que tomar en cuenta el tipo de paciente con el cual se está trabajando, la clase de patología y las limitaciones según su gravedad. Además, es fundamental el profesionalismo del terapeuta en el desarrollo del tratamiento.

Por otra parte, hay que considerar que no se puede generalizar una respuesta en cuanto a la eficacia de un tratamiento independientemente de la modalidad; por ello es muy importante analizar caso por caso para determinar las probabilidades de lograr un tratamiento adecuado.

A raíz del aislamiento que ocurre actualmente en todo el mundo por la pandemia, el uso de la modalidad en línea para la psicoterapia se ha incrementado en forma significativa y ha funcionado de manera más satisfactoria de lo que se pronosticaba, incluso cuando se trata de un psicoanálisis. Es evidente que hay que tomar en cuenta las limitaciones que cada caso puede tener y cabe mencionar que, como varios analistas han señalado, en una psicoterapia de tipo psicoanalítico o un psicoanálisis la opción preferida es la presencial, pero en ciertas circunstancias y de acuerdo con las características del caso, la modalidad en línea es válida, necesaria y efectiva.

La psicoterapia en línea y la presencial no son iguales; varios elementos que involucra el encuadre son distintos, pero las dos pueden lograr resultados satisfactorios. Ambas permiten que se lleve a cabo el fascinante trabajo que constituye el análisis de la mente humana.