Psicoanálisis, psicoterapia psicoanalítica, de esclarecimiento, breve, de apoyo y atención psicoterapéutica en línea: Diferentes técnicas, un solo método de comprensión

Por Gabriela Turrent

Una amplia gama de técnicas psicoterapéuticas, entre las que se encuentran la psicoterapia psicoanalítica, breve, de esclarecimiento, de apoyo y la atención psicoterapéutica en línea, que se ha vuelto tan común en nuestros días por las medidas de distanciamiento implementadas por las autoridades, como resultado de la aparición del virus COVID-19, tienen como base la comprensión psicodinámica del funcionamiento mental.

Las condiciones de la vida moderna han propiciado modificaciones de la técnica psicoanalítica clásica, dando lugar a métodos y técnicas terapéuticos que resultan eficaces en la eliminación de síntomas, el mejoramiento de las relaciones humanas y el enriquecimiento de la personalidad.

Las herramientas y técnicas de la psicoterapia psicoanalítica, de esclarecimiento, de apoyo y la atención psicoanalítica en línea surgieron por la necesidad de extender los beneficios de la comprensión psicoanalítica a pacientes con patologías graves, a personas que no pueden afrontar los gastos de un tratamiento privado y de larga duración, o que son atendidas a nivel institucional, donde hay limitaciones tiempo y recursos humanos. En la actualidad, se han hecho modificaciones en la técnica para mantener vínculos terapéuticos y de atención a pacientes en crisis, en tiempos en los que es indispensable mantener el distanciamiento social. Si bien estas técnicas no tienen los alcances y la profundidad del método psicoanalítico clásico, pueden generar cambios psíquicos que repercuten en sensaciones de bienestar personal y social que aumentan la calidad de vida de quienes consultan.

Comprender psicoanalíticamente implica pensar que las conductas y los pensamientos manifiestos son solamente la puerta de entrada para entender el funcionamiento y organización de la mente humana. Desde esta perspectiva, los signos y síntomas que conforman las enfermedades mentales son expresiones contingentes e inespecíficas que revelan la presencia de conflictos psíquicos inconscientes. El psicoanálisis reconoce la existencia de aspiraciones amorosas y hostiles que se encuentran más allá de la consciencia y de fuerzas que se oponen a ellas, por considerarlas peligrosas u opuestas a las aspiraciones morales. Las luchas entre ambas generan perturbaciones que se originaron en la infancia y se mantienen activas durante toda la vida.

Adentrarse en la comprensión psicoanalítica permite considerar que tanto los aspectos saludables de la personalidad (fantasías, sueños, aspiraciones, elecciones de pareja), como los patológicos (síntomas, compulsiones rasgos de carácter, etcétera), conforman expresiones simbólicas profundas y subjetivas que no pueden entenderse sin tomar en cuenta la personalidad global. Por ejemplo, si una mujer suele relacionarse íntimamente con hombres casados, o que tienen pareja, puede pensarse psicoanalíticamente que se excita con las relaciones prohibidas, que requiere que sus vínculos amorosos estén impregnados de celos y exclusión. Es decir, la elección de pareja está influenciada por fuerzas que luchan al interior de la mente y pueden estar relacionados con los vínculos que establecía con los padres en la infancia.

Para ir más allá en la comprensión psicoanalítica, Freud desarrolló un método psicoterapéutico basado en la asociación libre (dejar hablar libremente al paciente, sin direcciones ni sugerencias), el análisis de sueños, la transferencia (vínculo que establece el analista) y la interpretación de conflictos inconscientes. Freud y sus seguidores consideraban que, cuando el paciente no era dirigido, ni motivado a tratar temas específicos, la relación entre analista y paciente quedaba impregnada (al igual que los vínculos externos) de las emociones y conflictos que quedaron en el inconsciente. Es decir, si se mantiene la neutralidad y no se satisfacen las demandas del paciente, es posible que el vínculo transferencial pueda externalizar el tipo de relaciones que éste establece, las defensas que utiliza para librarse de conflictos, así como las angustias y fantasías que prevalecen en su mente.

Si la transferencia queda impregnada con las características psíquicas del paciente y el analista utiliza su contratransferencia (las sensaciones que experimenta frente al paciente), puede explicar la presencia de conflictos psíquicos, mediante las interpretaciones que apelen al origen inconsciente de éstos. En el caso de la mujer que se excita con hombres que tienen pareja o que le están prohibidos, es posible que ella excite con el psicoanalista, ya que él, al no fomentar, ni responder a los pedidos de la paciente, podrá explicar cómo ésta se excita con la trasgresión, y busca tener una relación especial y distinta a la analítica, que le brinda una sensación de triunfo sobre los otros pacientes, que pueden representar en la mente a los hermanos de la infancia.

El psicoanálisis, la psicoterapia psicoanalítica de esclarecimiento, breve y de apoyo son métodos psicoterapéuticos en los que el análisis de la comunicación verbal, la comprensión y el análisis del vínculo transferencial son utilizados para intentar aliviar el dolor mental, mejorar los vínculos interpersonales y enriquecer la personalidad. Aunque todos estos métodos terapéuticos aspiran a conocer la manera en que los conflictos inconscientes participan en la generación de síntomas, problemas conductuales y en la formación de la personalidad, la técnica, es decir, la forma en que se trabaja con la transferencia (cómo el terapeuta comparte sus conocimientos al paciente, la profundidad de sus intervenciones y la distancia que existe entre lo que observa y lo que explica al paciente), cambia dependiendo de los objetivos del tratamiento, los recursos emocionales, la patología y las circunstancias sociales, familiares y económicas en las que se lleva a cabo la psicoterapia.

En conclusión, el psicoanálisis tiene como objetivo explorar las fantasías inconscientes, ampliar la personalidad y modificaciones en el carácter. La psicoterapia psicoanalítica aspira a desarrollar una actitud de auto observación y generar en el paciente la posibilidad de asumir su responsabilidad en los conflictos. La psicoterapia de esclarecimiento propone generar alternativas de comprensión que puedan dar lugar a cambios conductuales. La psicoterapia breve o de tiempo limitado busca identificar conflictos centrales que repercuten en la formación de síntomas y perturbaciones de los vínculos interpersonales, la psicoterapia de apoyo, a través un vínculo constante, pretende calmar el dolor mental, acompañar al paciente y ayudarlo a desarrollar conductas que fomenten el cuidado físico y mental y, por último, la atención psicoterapéutica en línea apunta a mantener el contacto y la exploración psicodinámica en condiciones de distanciamiento social.

En el Diplomado “Psicoterapia de apoyo, esclarecimiento y tiempo limitado, psicoterapia psicoanalítica y psicoanálisis”, estudiaremos a profundidad los conceptos teóricos y las herramientas técnicas que permiten la comprensión psicoanalítica. Ahondaremos en el estudio de la transferencia y el reconocimiento de la contratransferencia, así como los instrumentos y herramientas de intervención específicos de cada modalidad psicoterapéutica. Contaremos con la presencia de psicoanalistas y psicoterapeutas de gran experiencia, quienes, por medio de exposiciones teórico-clínicas, nos ayudarán a comprender las indicaciones, contraindicaciones, objetivos, técnicas y herramientas de trabajo del psicoanálisis, la psicoterapia psicoanalítica, de esclarecimiento, de tiempo limitado y de apoyo, al igual que las características de los tratamientos psicoterapéuticos de orientación psicoanalítica a distancia. Te invitamos a que te inscribas.