Campos de aplicación de la psicología

México es un país de fuertes contrastes y desigualdades, ya sean económicas o culturales. Las oportunidades desafortunadamente no son las mismas para todos los ciudadanos; por tal razón, el profesional mexicano egresará y se enfrentará a un complejo contexto laboral que es resultado de dicha desigualdad.

Debido al estrecho vínculo que existe entre el servicio que ofrece el psicólogo y su comunidad, es necesario que este cuente con un profundo conocimiento de tipo social y desarrolle una conciencia de respeto por el individuo.

La psicología es una disciplina sumamente útil para resolver y mejorar muchos problemas que nos afectan a los seres humanos. Sus propuestas se aplican en diferentes ámbitos, como el de la educación (el aprendizaje), el empresarial, el apoyo a personas de diversas edades o que se enfrentan a situaciones específicas (adolescentes, mujeres embarazadas, ancianos, enfermedades crónicas o degenerativas, duelos, jóvenes que están por elegir carrera, etc.).

Los campos de desarrollo de la psicología pueden clasificarse en cinco categorías:

  • La psicología clínica: se enfoca en la práctica y la investigación. Emplea sus principios teóricos para la evaluación, prevención y rehabilitación de problemas psicológicos, comportamientos disfuncionales, conductas de riesgo, con el fin de preservar el bienestar físico y psicológico. En la actualidad, se trabaja con pacientes de todas las edades, ya sea de forma individual o grupal, colaborando con otros profesionales de la salud como pediatras, psiquiatras, psicoterapeutas y neurólogos.
  • La psicología educativa: trata los problemas específicos del aprendizaje y la enseñanza. Estudia el comportamiento en todos los niveles y modalidades del ámbito educativo para propiciar el desarrollo de las capacidades de los individuos, grupos e instituciones. Los psicólogos educativos poseen, además, conocimientos sobre periodos específicos de la vida del ser humano, como la infancia, la pubertad o la adolescencia, para intervenir con estrategias adecuadas para cada persona.
  • La psicología social: estudia la interacción entre las personas y la manera en que perciben el mundo que les rodea. También se ocupa de la conducta social, si hay conformidad o no con las reglas y la autoridad, por ejemplo. Los psicólogos sociales analizan el comportamiento de los grupos grandes, su sistema de valores, creencias culturales y la identidad social. La psicología social también se aplica directamente en comunidades rurales, urbanas o marginadas y elabora programas de entrenamiento, orientación, desarrollo, publicidad o producción.
  • La psicología industrial (del trabajo): analiza la conducta humana en el contexto laboral. El propósito de esta disciplina es lograr mejorar el bienestar de los empleados, encontrar mayor versatilidad en el trabajo, mejor participación en la toma de decisiones, con un buen clima y autonomía. Los psicólogos laborales asesoran y ofrecen capacitación en la industria, en empresas públicas o privadas. A nivel posgrado, se especializan en investigaciones de campo para la administración empresarial y el desarrollo organizacional.
  • La psicología experimental: considera los fenómenos psicológicos como objetos de estudio experimental, es decir, los aborda con base en el método científico. Esto implica la observación, manipulación y registro de datos y variables, a fin de proponer una explicación detallada de las mismas y tratar de predecir el comportamiento humano de acuerdo con lo asentado. Las investigaciones en esta área se orientan hacia problemas de lenguaje, de lecto-escritura, de la memoria humana, de lo transcultural, de la dependencia tecnológica, de la nutrición, entre muchos otros.

Referencias

Harrsch, C. (1983). “Campos de aplicación de la psicología”. En El psicólogo, ¿qué hace?, (pp. 141-156). México: Alhambra Mexicana.