Psicología y psicoanálisis

Por Gabriela Cardós

Pensemos cuál podría ser la utilidad de la teoría psicoanalítica en algunas ramas de la Psicología.

Si nos referimos a la Psicología comunitaria, podemos investigar y analizar la psicodinámica de grupos. Por ejemplo, de qué manera se juegan las relaciones interpersonales con sus derivados en competitividad o rivalidades personales, la necesidad de liderazgo, las actitudes de reciprocidad y niveles de integración, o la dificultad para aceptar o rechazar las jerarquías que pudieran haber sido impactados por conflictos infantiles no resueltos con los padres.

Una visión psicoanalítica nos permitiría también entender de manera más profunda las distintas funciones de las instituciones dentro de la sociedad, los vínculos sociales sanos y patológicos, la búsqueda de control y poder en ambientes sociales, políticos, económicos, culturales y religiosos, así como fenómenos de autoritarismo y sumisión, la cohesión social como manifestación de desarrollo o como mecanismo de defensa ante la agresión.

Para quien se dedica a la Psicología educativa, un punto de vista psicoanalítico podría ayudarle a analizar las relaciones entre profesores y alumnos, por ejemplo, en las relaciones transferenciales-contratransferenciales y las actuaciones que se dan en los ambientes educativos. Permitiría entender la importancia de la creatividad y el juego como espacios de la “ilusión” de los alumnos en edad escolar, el impacto que los conflictos emocionales pueden tener en el aprendizaje, la influencia de aspectos melancólicos y de las identificaciones en las aspiraciones profesionales, los modelos educativos con una determinada argumentación teórica de la personalidad, la memoria y el olvido como consecuencia de fenómenos inconscientes, entre muchos otros .

Si se quisiera abordar la especialidad de la Psicología laboral, teniendo como trasfondo la teoría psicoanalítica, entonces se podría incursionar en el estudio y la profundización de la actividad laboral en sí misma y el respectivo rendimiento de la persona en el trabajo como parte importante de su desarrollo sano –por cierto, ha quedado como herencia cultural aquella frase de Freud en la que afirma que el trabajo y el amor son los criterios para calificar a una persona de “madura”.

Para el psicólogo que se dedica al campo laboral, tener conocimientos psicoanalíticos le permitiría, a su vez, detectar en una entrevista de selección de personal aspectos narcisistas de la personalidad, rivalidad, celos, si la persona está deprimida de manera que pueda afectar su rendimiento y cuáles son sus motivaciones para buscar un empleo, dándole al profesional de la psicología la oportunidad de seleccionar al personal deseado para una empresa a partir del conocimiento de la psicopatología y de la comprensión de la contratransferencia.

Otros apartados importantes derivados de la psicología organizacional son la mercadotecnia y la publicidad para llegar al potencial consumidor, de tal manera que conocer las características del mercado hacia el que una campaña se dirige también resulta valioso.

En el caso de la Psicología clínica, el estudio de la personalidad sana y los distintos trastornos mentales tienen en el psicoanálisis no sólo mucha historia, sino también abundante fundamento teórico citado como referencia obligada; los psicodiagnósticos y psicoprognósticos de la personalidad así realizados nos hacen entender mejor la etiología de los trastornos y los más probables senderos en que transcurrirá la personalidad, permitiendo un abordaje preventivo o sugerir la necesidad de un tratamiento psicoterapéutico.

Hay una rama de reciente aparición en el mapa del estudio de la mente: la Psicología forense y criminalística; a ésta, la psicopatología psicoanalítica le aporta innumerables datos teóricos y clínicos para el descubrimiento de las motivaciones profundas de personalidades psicopáticas o depresivas, ya sea que se trate de crímenes o de uno de los muchos casos de suicidio.

Por otro lado, también es imprescindible que la psicología general atienda de manera especial el desarrollo evolutivo de la persona, por lo que la Psicología evolutiva tiene un lugar importante: los autores de teoría psicoanalítica han aportado, desde el inicio del psicoanálisis hasta la fecha, descubrimientos valiosísimos de cómo evoluciona la personalidad, la importancia de conocer cada etapa de la vida y su significado trascendental para el sano desarrollo evolutivo. Respecto al desarrollo de la infancia, adolescencia, juventud, adultez y vejez, los estudios psicoanalíticos son incontables por las intuiciones geniales de Freud que se han convertido en hipótesis de investigación; también los estudios de las etapas del desarrollo sexual son privilegiados por muchos autores y son referentes para cualquier campo de la Psicología.

El programa de Eleia es muy completo, pues abarca la Psicología clásica, el panorama artístico con materias como Literatura y Cine, entre otras que sirven como modelo para entender las pasiones y motivaciones humanas, y también tiene una enseñanza psicoanalítica, que te permitirán ser un profesionista diferente y con muchos recursos, sin importar la rama de la Psicología a la que decidas dedicarte.

Te invitamos a conocer el programa académico que ofrece la Licenciatura en Psicología de Centro Eleia: http://centroeleia.edu.mx/licenciatura-en-psicologia