Medidas extras para prevenir el contagio de COVID-19

Es cierto que todos los días, hora tras hora y en cada uno de los medios de comunicación nos repiten las medidas higiénicas de prevención para evitar el contagio del coronavirus. Ahora bien, se cuenta con difusión vasta acerca de cuáles son sus síntomas en las personas afectadas por él, sin embargo, entre la mayoría de la población, se cree que sólo quienes presentan el cuadro sintomático son potenciales propagadores. Tal aseveración es falsa, según recientes declaraciones del director de Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el doctor Robert Redfield.

El doctor Redfield ha enfocado su atención en el tema de los “propagadores involuntarios”, término que alude a las personas contagiadas de COVID-19, pero que no presentan síntoma alguno, ni siquiera varios días después de haberla adquirido. Dichos individuos, al no evidenciar ningún malestar característico de la enfermedad, esparcen el virus en su espacio y, por supuesto, en aquellos con quienes comparten sus estadías.

De tal manera que un punto central en el combate de esta “propagación encubierta”, como la llama el doctor Redfield, sería que la población se mantuviera completamente resguardada en sus hogares, pero también que, quizá, convendría retomar la idea de usar máscaras o cubrebocas aun estando en confinamiento. Además, de acuerdo con los expertos, este virus parece que también se difunde a través de gotas de menos de cinco micrómetros, llamadas aerosoles, que contienen el virus que las personas infectadas pueden liberar, especialmente al toser, pero también al exhalar. Por lo tanto, una conversación prolongada cara a cara con alguien que esté infectado, y que no lo sepa, significa un alto riesgo de contraer el virus. No obstante, si no estamos teniendo contacto con el exterior, ni las personas que están a nuestro alrededor lo hacen, entonces, probablemente, el uso de máscaras no sea realmente necesario, sino sería suficiente con desinfectar las superficies de alto contacto, así como lavarse las manos con frecuencia y acatar las demás medidas preventivas que conocemos.

En cuanto al tema de las superficies y la posibilidad de contraer el virus por medio de ellas, las doctoras Akiko Iwasaki y Julia Marcus, indican que es más probable que las personas adquieran COVID-19 por contacto con otras personas, que por tocar alguna superficie contaminada, pues el virus necesita ciertos componentes para permanecer intacto, es decir, puede ser detectable en superficies, pero no precisamente las personas serían contagiadas por tocarlas.

Por otro lado, es natural tener dudas sobre si los productos que compramos, o bien, que recibimos por mensajería representan un peligro, pues bien, de acuerdo con las doctoras Iwasaki y Marcus, el riesgo es bajo. Aunque es posible que, si alguien está entregando un paquete y está enfermo, esa puede ser una ruta de transmisión. Por lo tanto, se recomienda que cada vez que algo nuevo entre en nuestros hogares, procuremos lavarnos las manos después de manipularlo. Asimismo, si recibimos paquetes cuyos contenidos vengan en caja de cartón o recubiertos de este material, lo mejor es desechar el cartón, lavarnos las manos y evitar tocarnos la cara, y como medida de mayor seguridad, no permitamos que el paquete toque más de una superficie de nuestro lugar de resguardo.

Por último, es indispensable continuar manteniendo la higiene en nosotros y en nuestros espacios, en aras de prevenir el contagio y salvaguardar nuestra salud. Algunas recomendaciones que la doctora Marcus proporciona son limpiar rutinariamente cualquier superficie de alto contacto, como las manijas de las puertas y los inodoros, entre otras. Los limpiadores domésticos habituales son eficaces, incluidas las soluciones de cloro y las alcohólicas de al menos un 70% de alcohol. Además, si alguien en nuestro hogar ha sido diagnosticado con COVID-19, entonces la limpieza y la desinfección se vuelven mucho más importantes y deben hacerse con más frecuencia. Como productos básicos para sanitizar las superficies de alto contacto se encuentran a la cabeza el agua y el jabón, dichos elementos no deben faltar en todo momento, pues debido a que la COVID-19 es una enfermedad cuyo virus está envuelto, éste no sobrevive a ellos.

Mantengámonos acatando las medidas de prevención, no difundamos información falsa o de fuentes dudosas, cuidémonos unos a otros y, si consideramos que presentamos algún síntoma, contactemos a las líneas principales de control sanitario, no salgamos de casa ni saturemos los hospitales y clínicas. Igualmente, cuidemos nuestra salud mental y en caso de requerir apoyo psicológico, marquemos al número de la Clínica Eleia para recibir asistencia de un terapeuta: 5661-2177 ext. 125 de 9 a 18 h de lunes a viernes.

Referencias

Mandavilli, A. (2020, 31 de marzo). Infected but Feeling Fine: The Unwitting Coronavirus Spreaders. The New York Times. Recuperado de https://www.nytimes.com/2020/03/31/health/coronavirus-asymptomatic-transmission.html?action=click&module=Spotlight&pgtype=Homepage

Renwick, D. (2020, 31 de marzo). How long does coronavirus live on different surfaces? The Guardian. Recuperado de https://www.theguardian.com/us-news/2020/mar/31/how-long-does-coronavirus-live-on-different-surfaces