Archivos mensuales: octubre 2015

foto_blog_verdadsymentiras

Verdades y mentiras en la mente

Bárbara Sánchez Armass

Mentir es un acto que está presente en la forma de ser de todo individuo. Cuando pensamos en este tema casi siempre lo hacemos desde la perspectiva moral. Para los psicoanalistas, investigar las mentiras es una propuesta interesante, pues nosotros tratamos de averiguar sus orígenes, motivaciones, procesos y el modo en el que se presenta en cada persona y circunstancia. Por ejemplo, podemos preguntarnos cuál es la mayor mentira que hemos dicho, frente a qué circunstancia tendríamos que mentir o cuál mentira familiar se ha enraizado tanto en nosotros, que ahora se vive como una verdad.

La línea divisora entre verdades y mentiras no es tan tajante. Contrastando la mentira, hablamos de la verdad absoluta como si fuera un hecho que se presenta con claridad y firmeza. Sin embargo, los efectos mentales cuando hacemos una afirmación que creemos es inamovible, incuestionable y que brinda una respuesta única son muy similares a los de una mentira. De hecho, podemos distinguir aquellas mentiras “blancas” que no producen patología, al contrario de las verdades absolutas.

Por ejemplo, cuando para evitar un chisme no decimos algo sobre una persona y en cambio decimos otra cosa. O bien, sabemos que vivimos rodeados de mentiras, en los noticieros, en las conversaciones casuales de la vida cotidiana, en la propaganda y también en nuestra vida personal. Estas mentiras están ahí y podemos cuestionarlas, confrontarlas o dejarlas pasar y mantener otra postura dentro de nuestra mente. Sin embargo, una verdad absoluta puede nunca ser cuestionada e influir de modo determinante en nuestro quehacer diario.

Cuando se construyen verdades y mentiras, habrá un receptor que tal vez se cuestione esta información; por lo que la actitud que se tome en tal circunstancia también influirá en cómo se procesa. Una postura interesante es la de mantener una actitud que aspire a la verdad. Buscar la verdad es distinto a tener la razón, a poseer una certeza o un saber absolutos.

La sensación de verdad, fuera de ser una afirmación, es un estado mental que promueve el pensamiento: la duda, el análisis, la discriminación, el uso de las experiencias pasadas, la imaginación, la intuición y la sinceridad, entre otros. Cuando pensamos si algo es mentira o verdad ponemos a prueba nuestro juicio y percepción; también buscamos reafirmar la confianza que existe en el vínculo; incluso, juntamos ideas distintas que pueden contradecirse. Nos preguntamos si estamos dispuestos a cambiar el statu quo con el que vivimos, enfrentamos el dolor de la verdad, hacemos contacto con la incertidumbre. Asumimos la separación y diferenciación que existe entre nosotros y los otros. Es por ello que para algunas personas resulta peligroso pensar en las verdades o mentiras y prefieren acomodar los hechos que les cuentan y los mitos familiares a sus vivencias emocionales.

La relación de un individuo con sus verdades o mentiras influye en la identidad. Sabemos también que hay distintas intenciones en la mentira: algunos hechos pueden exagerarse o distorsionarse para realzar características socialmente valoradas, otras veces para negar situaciones dolorosas. Asimismo, se utilizan las mentiras para reemplazar una verdad por otra con fines hostiles y agresivos.

El propósito de este taller es adentrarnos en el área de la mente que produce mentiras y verdades; entender que debajo de ellas existen motivaciones y que poseen una función para el crecimiento mental.

 

 

El taller “Verdades y mentiras en la mente” a cargo de Bárbara Sánchez Armass se impartirá:

Plantel Norte: 28 de noviembre

Plantel Sur: 5 de diciembre

Horario: 10 a 13 hrs.

Inscríbete aquí.

foto_blog_depresion_psicoanalisis

La psicoterapia psicoanalítica puede ayudar a pacientes deprimidos donde otros tratamientos fallan

La Fundación Tavistock y Portman NHS publicó en la edición de octubre de la revista World Psychiatry (Psiquiatría Mundial) los resultados obtenidos en una investigación trascendental que realizó acerca de la efectividad de la psicoterapia psicoanalítica a largo plazo con pacientes que sufren de depresión crónica y se atendieron en esta institución.

El Estudio Tavistock de la Depresión en el Adulto (TADS, por sus siglas en inglés) es la primera prueba aleatoria que realiza la fundación, la cual pretende demostrar que este tipo de psicoterapia puede proporcionar alivio a aquellos pacientes que no obtuvieron buenos resultados con los tratamientos que hasta entonces se les ofrecía: antidepresivos, cursos de orientación a corto plazo o terapia cognitivo-conductual. En esencia, este estudio –que inició hace casi diez años– dio seguimiento a los pacientes durante dos años luego de recibir la psicoterapia psicoanalítica, con el objetivo de observar los efectos a largo plazo de la terapia. Se demostró que casi la mitad de los pacientes reportaba importantes mejoras incluso dos años después de que su tratamiento hubiera finalizado.

Este tipo de depresión es uno de los problemas más graves de salud mental, ya que una de cada cinco personas que la padecen puede sufrir un cuadro crónico. La calidad de vida asociada a este tipo de condiciones es similar a la de pacientes que se encuentran en etapas avanzadas de cáncer con metástasis, en los que las tasas de suicidio son muy altas.

El Estudio Tavistock de la Depresión en el Adulto (TADS) encontró que:

  • El 44% de los pacientes a quienes se les proporcionó 18 meses de psicoterapia psicoanalítica una vez por semana, no presentaron un desorden depresivo mayor, incluso más de dos años después de que su terapia terminara; en comparación con el 10% de los pacientes que recibieron los tratamientos acostumbrados (antidepresivos, cursos de orientación a corto plazo o terapia cognitivo-conductual) en la clínica NHS.
  • A pesar de que únicamente el 14% de los que estuvieron en psicoterapia psicoanalítica se recuperaron por completo, en el grupo de las personas que recibieron tratamiento con antidepresivos, cursos de orientación a corto plazo o terapia cognitivo-conductual, sólo lo logró un 4%.
  • Durante tres años y medio (de tratamiento y seguimiento posterior) se realizaron pruebas de control cada seis meses con los pacientes. Dentro de estos lapsos se observó que las posibilidades de lograr una remisión parcial del padecimiento era 40% mayor en el caso de aquellos que se trataban con psicoterapia psicoanalítica, comparado con la de los que estaban recibiendo los tratamientos habituales.
  • Después de dos años de seguimiento, los síntomas depresivos remitieron parcialmente en el 30% de los pacientes en psicoterapia psicoanalítica. Con el grupo de control la tasa fue nuevamente de sólo 4%.
  • Del mismo modo, aquellos en psicoterapia psicoanalítica observaron significativamente más beneficios en su calidad de vida, en su bienestar general, así como en su funcionamiento social y personal.
  • Algunos pacientes no consiguieron mejoría. Las investigaciones continúan, ahora con el objetivo de identificar los factores que causan diferencias en el modo en que las personas responden a los tratamientos.

El director clínico del estudio, el Dr. David Taylor de la Fundación Tavistock y Portman NHS, afirmó:

“Estos hallazgos nos señalan el valor que posee el acercarse a la persona completa, con pacientes que tienen problemas complejos o persistentes de depresión. La psicoterapia psicoanalítica a largo plazo implica un compromiso compartido entre el paciente deprimido y su terapeuta para entender los aspectos emocionalmente dolorosos. Esto puede activar un proceso de crecimiento psíquico que derive en una mayor fortaleza a largo plazo. E incluso puede llevarse a cabo con pacientes que han padecido tal enfermedad durante muchos años, que no respondieron a otros tratamientos o también con aquellos que, anteriormente, nunca consideraron poder beneficiarse con la psicoterapia psicoanalítica.”

Paul Jenkins, Jefe Ejecutivo de la Fundación Tavistock y Portman NHS, agregó:

“Para aquellos que sufren de estos tipos de depresión hay algunas otras opciones de tratamiento disponibles que han demostrado ser efectivas. La fundación se siente orgullosa de haber realizado una prueba aleatoria de control tan bien diseñada, pues ofrece considerables aportes a la investigación de los tratamientos a largo plazo en el campo de la salud mental. Los períodos de seguimiento permitieron a los investigadores monitorear la estabilidad de los logros a corto plazo y detectar aquellos que, aunque se desarrollan más lentamente, poseen mayor duración. Los resultados acerca de la efectividad de la psicoterapia psicoanalítica a largo plazo son alentadores y deben tomarse en cuenta al revisar la nueva Guía para el tratamiento de la depresión en adultos.”

Por último, la Fundación de Salud Mental Tavistock y Portman NHS desea expresar su gratitud a los pacientes que generosamente aceptaron ser parte de la investigación, así como a los colegas investigadores de la University College London y del Centro Anna Freud.

El artículo fue publicado con acceso abierto en la revista World Psychiatry (Psiquiatría Mundial):

http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/wps.20267/pdf

Cita del artículo completo:

Fonagy, P., Rost, F. Carlyle, J. McPherson, S., Thomas, R., Fearon, P., Goldberg, D, Taylor, D. (2015). Pragmatic randomized controlled trial of long-term psychoanalytic psychotherapy for treatment-resistant depression: the Tavistock Adult Depression Study (TADS) World Psychiatry; 14:312-321.

[La psicoterapia psicoanalítica a largo plazo que se utilizó en este estudio consistió en sesenta sesiones individuales a la semana, de 50 minutos, durante 18 meses con psicoanalistas calificados y experimentados en el ramo. La terapia toma como base la noción de que la depresión es una consecuencia de ciertas dificultades en la vida actual del paciente que surgieron a partir de una dolorosa y prolongada ambivalencia que se origina en la relación temprana con aquellas personas emocionalmente significativas en su desarrollo. Estas emociones generan problemas con el funcionamiento psicosocial, afectando los vínculos más cercanos. También pueden influir en las personas que proveen los servicios de salud y en el cuidado que ellos ofrecen. Este tipo de terapia busca que los pacientes desarrollen capacidades psicológicas adecuadas para ponerse en contacto con sus experiencias personales dolorosas, recuerdos, sentimientos, creencias y relaciones, de un modo reflexivo y activo.

Epidemiología: Los desórdenes depresivos son un grave problema de salud. Esto aplica para países con ingresos de bajo a medio nivel e implica el desperdicio de una gran cantidad de potencial humano. Las formas de depresión crónica son difíciles de tratar y son responsables en una desmedida proporción de la enorme carga a nivel global de las enfermedades atribuibles a la depresión.

Publicación original:

http://tavistockandportman.uk/about-us/news/psychoanalytic-psychotherapy-can-help-depressed-patients-where-other-treatments-fail

Traducción: Altayra Rangel.

foto_blog_caja_juegos

La caja de juegos en el tratamiento con niños

Por Elena Montes de Oca

El psicoanálisis fue un método creado por Sigmund Freud para tratar adultos, analizando sus deseos inconscientes reprimidos. Aunque el inconsciente de un niño no es esencialmente distinto al de un adulto, las técnicas para explorarlo, el tipo de problemáticas que presentan los pequeños pacientes y la forma en que el conflicto se expresa sí lo son. Quienes se adentraron en el tratamiento de niños no tardaron en darse cuenta que las reglas utilizadas con los adultos no podían ser simplemente trasladadas a los pequeños, sino que era necesario desarrollar una técnica particular con las modificaciones pertinentes.

Habiéndose planteado la posibilidad de realizar psicoanálisis con niños, Melanie Klein en Berlín y Anna Freud en Viena, comenzaron a sistematizar una técnica particular para analizar a los pequeños, cada una a partir de su experiencia profesional, las teorías que subyacían su pensamiento y su manera de entender la vida mental.

Melanie Klein desarrolló una técnica específica que denominó “Técnica del juego”, un original método que partía de la premisa de que el juego, como los sueños o la asociación libre del adulto, son manifestaciones de las fantasías inconscientes de los niños, el cual se adecúa a sus posibilidades de expresión. A medida que especificó su novedosa técnica, la autora propuso el uso de un cajón o caja que contuviera el material que el niño podía utilizar y que fuera solamente para él. Klein lo utilizó por primera vez en 1923, cuando analizaba a una niña de siete años que se mostraba silenciosa y retraída en las sesiones; la psicoanalista salió un momento de la habitación y regresó con una caja que contenía juguetes de sus propios hijos, los cuales generaron de inmediato el interés de la pequeña, quien empezó a jugar con ellos, permitiéndole a Klein entender y explicarle lo que su juego expresaba. La autora desarrolló un método estricto que consistía en observar y, de ser necesario, intervenir en el juego del niño, ofreciendo interpretaciones exclusivamente de los aspectos inconscientes y absteniéndose de realizar intervenciones que tuvieran una intención pedagógica detrás. Al hacer su trabajo interpretativo, la analista utilizaba el lenguaje usual de los niños, un lenguaje que ellos podían comprender, para hablarles de manera explícita y honesta, acerca de la sexualidad, el cuerpo, las relaciones amorosas y la agresión.

A partir de entonces, Klein comenzó a trabajar otorgando a cada niño al principio de su tratamiento un cajón individual, el cual, además de ser fundamental para la expresión de todo tipo de fantasías inconscientes, permitía representar la relación privada e íntima entre paciente y analista, donde únicamente ellos conocen su contenido y tienen acceso a él. Por esta razón la caja debe entregarse cerrada al inicio de cada sesión y debe guardarse con todo su contenido dentro al final de ésta.

De acuerdo con Klein, el material que se coloque en la caja individual debe servir para facilitar la expresión de fantasías y conflictos inconscientes; por lo tanto, los juguetes deben ser lo más neutrales posibles, sin caracterización ni personajes muy definidos, ya que los juguetes saturados de significado suelen impedir la proyección de fantasías en ellos. Resulta útil tener juguetes pequeños de figuras humanas de ambos sexos, así como animales de plástico o títeres, con los que se puedan formar familias. Conviene tener a disposición del niño material para dibujar, recortar y pegar, plastilina, pedazos de tela y material con el que pueda construir, así como pegamento o cinta adhesiva, que permita reparar los objetos.

El cajón individual irá cobrando una gran importancia para el niño; resulta tan significativo el uso que el niño haga de su caja como el hecho de que no la utilice, lo cual puede relacionarse con desconfianza o con una inhibición para jugar. Los significados que adquiera la caja son distintos en cada paciente y, con ayuda del analista, podrán explorarse y entenderse.

La caja de juegos continúa ocupando un lugar fundamental dentro del trabajo analítico con niños. Quienes lo utilizan, sabrán que permite a los niños desplegar su mundo interno, expresando las más variadas fantasías en un contexto donde pueden ser comprendidas.

Referencias

– Aberastury, A. (1962). Teoría y técnica del psicoanálisis de niños. Buenos Aires, Paidós.

– Klein, M. (1927). “Simposio sobre análisis infantil”. En, Obras completas. El psicoanálisis de niños, tomo 2. Buenos Aires: Paidós-Hormé.

– Klein, M. (1955). “La técnica psicoanalítica del juego: su historia y su significado”. En, Obras completas. Envidia y gratitud y otros trabajos, tomo 3. Barcelona: Paidós.

es_momento_de-elegir_carrera

Es momento de elegir carrera

Curso de orientación vocacional “Es momento de elegir carrera”.

 

La decisión vocacional es un tema trascendente para los adolescentes. Al elegir carrera también se escogen compañeros, formas de pensar, ideologías y ambientes que irán perfilando el carácter de la persona. Por ello, esta elección debe realizarse con base en el autoconocimiento.

Este curso está dirigido a jóvenes en proceso de definir su carrera. El objetivo es conocer los factores inconscientes y de personalidad que influyen emocionalmente al tomar una decisión. Durante cuatro sesiones, tendrán un espacio para pensar sus emociones, historia personal, identificaciones, miedos, estereotipos y deseos propios. Además, dedicaremos una sesión a conocer las profesiones que se desarrollan en México, también aplicaremos una prueba de personalidad.

Temario:

  1. La decisión vocacional es un proceso emocional y psicológico.
  2. Las causas inconscientes para decidir qué carrera estudiar.
  3. Cambios, toma de decisiones, búsqueda de independencia.
  4. Las emociones: una fuerza o un obstáculo.

 

Dirigido a: Alumnos de quinto y sexto grado de preparatoria

Plantel: Sur

Fechas: 14 de octubre al 4 de noviembre 2015

Clases los miércoles de 5 a 7 pm.

Imparte: José Luis Altamirano

Regístrate aquí: http://www.centroeleia.edu.mx/curso-es-momento-de-elegir-carrera

 

Informes de costos e inscripciones:

5661-2177 exts. 110 y 102.

Lunes a viernes de 9 a 6 pm y sábados de 9 a 1 pm.