Reseña del libro La sexualidad

Jorge Salazar

la-sexualidad-jornadas-eleiaEl psicoanálisis es inseparable del estudio de la sexualidad humana. En ella, Freud encontró los fundamentos de su práctica al postular la etiología sexual de las neurosis, y estableció los cimientos de su edificio teórico al describir el desarrollo psicosexual del individuo. La concepción freudiana de la sexualidad modificó para siempre la visión del ser humano, pues no sólo proporcionó sentido a los contenidos de la vida anímica, sino que situó en el binomio pulsional —Eros y pulsión de muerte— la dualidad constitutiva del sujeto y el origen último de sus conflictos. Así, la sexualidad ha sido, es y será objeto de indagación en el consultorio psicoanalítico a través de sus manifestaciones visibles y de aquellas otras que hallan en el deseo y la fantasía inconscientes a sus portadores psíquicos.

Al mismo tiempo, se reconoce en distintos ámbitos académicos y de investigación que las concepciones sobre la sexualidad, las teorías que las fundamentan y la valoración social de sus expresiones conductuales, enfrentan en la actualidad un cuestionamiento radical de sus premisas, debido a las modificaciones de las prácticas sexuales surgidas en la sociedad occidental durante las últimas décadas. El psicoanálisis no es ajeno a este cuestionamiento, por lo que en años recientes han salido de la imprenta un número considerable de libros y artículos que interrogan, reflexionan y discuten las bases teóricas y clínicas del quehacer psicoanalítico sobre este tema, asaz controvertido, construyendo a la vez un diálogo enriquecedor con las disciplinas vecinas que también lo abordan. Es inequívoco que en la sexualidad humana convergen los discursos provenientes de distintas ciencias, pues ésta no es sólo un objeto de estudio de la biología, como tampoco únicamente de la psicología ni está determinada en exclusividad por los aspectos socioculturales; la sexualidad humana, por el contrario, es el resultado de la confluencia de estas tres dimensiones en el individuo, lo que le confiere complejidad a su naturaleza.

La pregunta en el fondo para el psicoanálisis es cómo analizar la sexualidad en la actualidad. ¿Se analizan los contenidos psíquicos, los deseos y fantasías de todas las manifestaciones por igual o se dejan de lado algunos de ellos por considerar improcedente su análisis? ¿Cómo se analizan, por otra parte, las manifestaciones sociosintónicas de la sexualidad, como acertadamente las denomina Wiener (p. 38), que encuentran en los individuos una suerte de aceptación tácita? ¿Se analizan, en suma, los aspectos tolerados de la sexualidad junto con sus conductas disruptivas y transgresoras?

El libro La sexualidad es la memoria de las Jornadas teórico-clínicas que el Centro Eleia llevó a cabo en junio de 2107 con el propósito de tender a la sexualidad en el diván, realizar una puesta al día del debate contemporáneo de sus relaciones con el psicoanálisis e intentar dar respuesta a estos interrogantes. Pocos libros como éste en el mercado editorial muestran una mirada panorámica de la tarea psicoanalítica sobre las conductas sexuales y el impacto que las nuevas prácticas tienen en los vínculos amorosos y en las relaciones interpersonales.

De carácter polifónico, el libro es una colección de textos que principalmente incluye la presentación de materiales clínicos de entrevistas y sesiones con pacientes aquejados de diversos conflictos y de los comentarios de experimentados analistas sobre los diagnósticos psicodinámicos y las estrategias interpretativas de cada uno de ellos. Estas mesas de trabajo clínico están debidamente enmarcadas en una serie de conferencias teóricas que abordan diferentes aspectos de la sexualidad contemporánea, por lo que el libro ofrece una visión de conjunto, que no pretende ser exhaustiva, aunque sí amplia y plural, de los problemas a los que se enfrenta el psicoanalista en la práctica actual.

Un rápido análisis de los historiales clínicos revela una situación paradójica de los conflictos individuales en relación con las prácticas sexuales contemporáneas. Al lado de las nuevas manifestaciones que incluyen la adicción a la pornografía en medios electrónicos y el empleo de las redes sociales y las páginas de internet con contenidos altamente erotizados y violentos (véase las historias de “Ernesto” y “Carlos”), subsisten aquellos casos en los que la sexualidad aparece francamente inhibida y reemplazada por síntomas neuróticos (véase las historias de “Laura” y “Elena”). No faltan, desde luego, las relaciones en las que los triángulos amorosos, las infidelidades y los celos condimentan, a veces con exceso de violencia, la práctica sexual y conllevan consecuencias desfavorables en la vida anímica, como lo testimonian las historias de “Pilar”, “Víctor Manuel” e “Ivette”. Asimismo, los conflictos psíquicos que atañen a la orientación sexual y a la identidad de género son representados con las historias de “Alana” y “Bruno”.

En cada uno de los comentarios sobre los materiales clínicos —que constituyen un sucinto pero esclarecedor muestrario de los conflictos en torno a la sexualidad—, el lector podrá observar a su vez la pluralidad de perspectivas teóricas con las que el psicoanálisis contemporáneo aborda la clínica de la sexualidad. Es necesario reconocer que los ejes cardinales de comprensión en todos los casos son la fantasía inconsciente y la transferencia, por considerar los editores del libro que estos dos aspectos definen la práctica psicoanalítica y la diferencian de otras aproximaciones psicoterapéuticas. Huelga decir que desde la perspectiva psicoanalítica no se busca corregir una conducta desviada ni normativizar su práctica, sino descubrir los deseos y fantasías inconscientes que subyacen en la conducta, como así lo enfatizan los distintos colaboradores de este libro en sus participaciones.

Probablemente, casi todo lo concerniente a la sexualidad contemporánea está comprendido en este libro: la sexualidad femenina, desde luego, pero también la masculinidad; los aspectos psicosexuales del desarrollo de la personalidad y la psicopatología; la homosexualidad e, incluso, la revisión por parte de expertos en la materia de los componentes genéticos y neuroendócrinos que intervienen en la diferenciación sexual y la adquisición de la identidad sexual.

Emanado de una institución educativa dedicada a la enseñanza del psicoanálisis, este libro tiene una auténtica vocación pedagógica y un compromiso con la claridad de las ideas. Por los temas que compila, la exposición didáctica de sus contenidos, la rigurosa y amplia bibliografía revisada y la riqueza de perspectivas teóricas del psicoanálisis clásico, moderno y contemporáneo, este libro es idóneo tanto para el especialista como para el analista en formación y el estudiante de distintas disciplinas científicas y humanistas.

La sexualidad humana es inagotable en sus expresiones psíquicas y no se restringe a sus conductas. Las experiencias afectivas que construyen el mundo interno, y a su vez dan cuenta de él, están teñidas de amor y erotismo, de pasión y locura, de razón y sinrazón. En este sentido, el libro La sexualidad puede ser visto como un mapa de la geografía humana, es decir, como un recorrido por los diversos caminos que el deseo ha trazado en su incesante búsqueda de intentar obtener satisfacción, sabiendo —quizás— que su cumplimiento cabal le seguirá siendo escamoteado.

 

Esta publicación la puedes encontrar en cualquiera de los planteles de Centro Eleia.

 

Jorge Salazar

es Médico psiquiatra y psicoanalista. Es docente en la maestría del Centro Eleia, donde imparte la materia “Psicoanálisis de las psicosis” y actualmente co-coordina el Diplomado “Angustia, depresión, neurosis. Tratamientos y experiencias clínicas”. Es coautor de los libros Actualizaciones en psicoanálisis y Las perspectivas del psicoanálisis. Asimismo, atiende en la práctica privada.

Consulta la reseña completa del doctor Salazar.