¿Por qué es difícil iniciar un proceso terapéutico?

Son muchas las razones que da una persona por las que no “puede” iniciar un proceso terapéutico: el dinero, el tiempo y las distancias son las principales. Si bien en algunos casos pueden ser válidas, la experiencia nos dice que las causas reales son otras. La principal resistencia tiene que ver con el temor a descubrir aquello de lo que no se quiere saber (lo inconsciente), cuestionar aquello que damos por hecho y que validamos de nuestro funcionamiento mental.

En el periódico Semana de Colombia se publicó una interesante opinión al respecto:

“… el problema está en la resistencia que implica la introspección: el pudor que supone aceptar que hay asuntos personales que se salen de las manos, la dificultad de salirse de los hábitos del pensamiento, que aun cuando maltraten, estamos aferrados a ellos; a la sobrevaloración de la razón, el autocontrol y la disciplina para la solución de conflictos emocionales, así como para modificar respuestas inconscientes automáticas, así causen dolor y rompan relaciones amorosas y constructivas.

Otro elemento destacado es la promesa de otros métodos que ofrecen alternativas que aparentemente suponen menos trabajo y la posibilidad de encontrar atajos para madurar y superar adversidades con un esfuerzo menor. Sin embargo, no hay que olvidar que lo más cómodo no siempre es lo más adecuado. Después de todo, crecer, independizarse y construir autonomía puede ser doloroso, aun cuando inevitable e ineludible”.

En el siguiente enlace podrás consultar la publicación:
http://www.semana.com/…/por-que-dificil-ir-psicoanal…/320974