Identificaciones inconscientes

Lidia Pico

En la clínica con los pacientes, en la mayoría de las personas e, incluso, en nuestra propia experiencia, a menudo observamos historias, sufrimientos, conflictos o conductas que se repiten, situaciones en las que reinciden abuelos, padres e hijos a lo largo de las generaciones. A veces nos sorprendemos al descubrir formas de pensar o actuar que, si bien no estamos seguros de dónde vienen, las reproducimos casi automáticamente y las percibimos como nuestras. Esta cuestión fue lo que dio origen a la investigación que desarrollé en mi tesis de doctorado.

El abordaje de la cuestión trata de ser acorde con la teoría de la complejidad propuesta por Edgar Morin; llevé a cabo una revisión de las identificaciones insconscientes, no sólo desde el punto de vista intrapsíquico, sino contemplando también lo intersubjetivo y lo transgeneracional, a fin de intentar una genealogía de las identificaciones. Retomé aquellos planteamientos que consideran el papel de los otros, lo social, lo cultural y los procesos internos del psiquismo en la elaboración de la realidad externa, pues todos ellos son indispensables para la comprensión de la singularidad de la mente humana. El proyecto toma como base hipótesis de Sigmund Freud, Piera Aulagnier, René Käes, entre otros.

Sigmund Freud realiza una aproximación a las identificaciones y a la transmisión psíquica transgeneracional en Tótem y tabú (1913 [1912]) e Introducción del narcisismo (1914). Un capítulo de mi tesis está dedicado a examinar las premisas freudianas y sus implicaciones, que sirvieron como punto de partida para la exploración de dichas cuestiones.

Por su parte, Piera Aulagnier ofreció una importante y original contribución al tema: las identificaciones son un eje privilegiado para entender la realidad psíquica que se transporta, desplaza o transfiere de un sujeto a otro, entre ellos o a través de ellos, ya sea que el material psíquico trasmitido se transforme o permanezca. La autora nos habla del “proyecto” y el “trayecto identificatorio”, y de la importancia que tienen los primeros vínculos para la conformación del psiquismo. Aulagnier es una estudiosa del yo, instancia del aparato mental donde se asientan las identificaciones y que construye de forma activa la historia del sujeto –misma que cambia permanentemente–. El yo le confiere sentido tanto al mundo exterior como al psíquico, el cual, en buena parte, permanece desconocido para la propia persona. Aulagnier toma en cuenta, por un lado, la influencia del medio –a través de los padres– y, por otro, el rol activo del individuo en la conformación de su propia subjetividad.

En otro capítulo de la tesis examino lo transgeneracional, un aspecto de enorme relevancia para situar las identificaciones inconscientes. La intención es comprender de qué manera los vínculos se inscriben en muchos registros y lenguajes. Los conflictos inconscientes que no son resueltos por los padres o por los miembros de las generaciones anteriores son transmitidos al sujeto a través del complejo proceso de las identificaciones (que no es lo mismo que imitación).

Algunos autores afirman que el proceso de identificación condensa una historia que, al menos en parte, no pertenece a la generación del paciente. Hablan de una genealogía de los fantasmas. Asimismo, enfatizan que la transmisión se enquista en el inconsciente del sujeto a partir de las formaciones inconscientes de otro, quien llega a habitarlo como un fantasma. Se trata de un proceso de identificación inconsciente, muda e inaudible.

Käes señala que es necesario admitir la transmisión de material psíquico inconsciente entre las generaciones, pues es parte de la estructuración del psiquismo. El autor refrenda la idea de que la identificación es el proceso capital en la transmisión.